Retrato del Alma


Juan Carlos Banegas, nacido, como él dice, entre San Sebastián y Navarra, pasó su infancia de ciudad en ciudad, de colegio en colegio. Una infancia marcada por los cambios. Por una familia que debía seguir los dictados del trabajo. El trabajo, tan caprichoso y tan mal entendido. Porque a veces, todo lo que un niño necesita es estabilidad.
Es poder hacer amigos en el cole sin miedo a perderlos al año siguiente.
Es aprenderse el camino al parque sin miedo a olvidarse.
Sin embargo, dicen que lo que no te mata, te hace más fuerte.
Y así ha sido con Juan Carlos.
Que ha sabido quedarse con lo mejor de su experiencia de vida.
Haciéndose fuerte.
Resiliente a los cambios.
Al devenir de la vida.
Enamorado de los viajes, de volar, de conocer nuevas gentesy descubrir nuevas culturas.
Es un viajero empedernido.
De cuerpo y de alma.
Positivo.
Feliz.
Y con grandes ganas de vivir.
Juan Carlos es también, un trabajador incansable.
En la actualidad, reparte su tiempo con maestría entre el negocio familiar que le ha visto crecer, como persona y como profesional, y su gran pasión:
ayudar a otras personas a sentirse bien consigo mismos.
A sentirse más felices con su cuerpo, a transformar su mente para que piensen de forma positiva
y puedan lograr sus metas en la vida.
Su profesión le aporta felicidad, tranquilidad y, sobre todo, unas ganas de vivir impresionantes.
Gracias a sus consejos ayuda a cientos de personas a cambiar de vida, a que sean más felices, y hagan, a su vez, más felices a los de alrededor. Y, de esta forma, Juan Carlos pone su granito de arena para transformar poco a poco la sociedad en la que vivimos. Tal y como hicieran en el pasado, grandes personajes de la historia, como por ejemplo, Jesucristo o el mismísimo Budha. Espiritual, que no religioso. Se confiesa lleno de amor por sí mismo y por los demás.
Enormemente agradecido a la vida, da gracias constantemente por todo lo que aprende día a día,
y pide perdón por aquellas lecciones que todavía se le atragantan.
Su tiempo libre tiene un nombre: su familia.
Dedicado en cuerpo y alma a ellos, a su mujer, a sus hijos, y, por supuesto, también a su perro Zeus.
Le emocionan las pequeñas cosas de cada día, como ver amanecer y que le de el sol en la cara,
sintiendo el calor en sus mejillas.
Respirar aire puro y fresco cada mañana.
Ver reír a un niño.
Y ver la felicidad en los ojos de sus clientes cuando logran sus objetivos
y encuentran su propósito de vida.

Juan Carlos Banegas

Juan Carlos Banegas

Coach | Especialista Deportivo | Nutrición

 

Un aventurero de la vida,
buscador de felicidad y paz interior.
Que ha venido a enseñarnos una de las grandes lecciones de la vida:
que somos imparables.
Genios. Todos y cada uno de nosotros.
Porque la autenticidad no se busca ni se compra.
Ya nos pertenece.